Imagen

Entrega de bastones a personas ciegas-sordas

Gracias a generosos y solidarios amigos del Voluntariado, el pasado mes de agosto entregamos los primeros 11 bastones para personas ciegas-sordas.

Todavía nos faltan entregar más, tú puedes unirte a esta causa. Escríbenos a anvcrac@gmail.com ¡Gracias!

Anuncios

Por nuestros niños

Pese a nacer en una situación de discapacidad visual, muchos niños de 5 a 14 años, como Miguel Ángel y Ana Karina, han encontrado en el Centro de Rehabilitación para Adultos Ciegos CRAC programas de apoyo psicológico y pedagógico que les han permitido desarrollar sus capacidades de aprendizaje, talento y expresión. Brindarles orientación en distintas áreas es el compromiso para que los niños puedan ser independientes y autosuficientes en su vida, permitiendo su integración y adaptación a la sociedad.

Vínculo al video

Personas con baja visión pueden recuperar sus ojos con rehabilitación

Por: Ximena Bedoya

Un programa liderado por por una argentina en Colombia busca que las personas con este problema recuperen la vista con rehabilitación.

La baja visión es el límite entre ver y no ver. Las personas que la padecen no son ciegas pero no pueden leer ni hacer otras actividades.

Como lo explica Perla Catherine Mayo, profesora de personas ciegas y con baja visión,  “este defecto en la vista afecta a niños y adultos. Las enfermedades más frecuentes son la degeneración macular, la maculopatía (que es muy frecuente en los adultos mayores), glaucoma, retinosis pigmentaria, retinopatía del prematuro y retinopatía diabética, entre otras. Incluso hay algunas cataratas que no se pueden operar en adultos mayores”.

El 2,8% de la población en Colombia tienen baja visión. En algunos casos existe diagnóstico y con un tratamiento se habría podido hacer la corrección. En otros casos todavía existe la  posibilidad de hacer rehabilitación visual.

Para esto existe el programa claridad,  un complemento de la oftalmología y optometría que consiste en evaluar cuánto ve el paciente y determinar el entrenamiento visual que requiere.

No importa el tamaño ni la distancia, el ver es una esperanza. “Tenemos pacientes con una capacidad visual de solamente el 5% y sin embargo, con la maximización de la visión lograda con las rehabilitadoras del equipo, logran leer y escribir”,  afirma la profesora Perla Mayo.

La profesora es una argentina que desde hace 20 años ha liderado este tipo de terapia en su país, así como en Uruguay y ahora en Colombia. Durante las terapias siempre ofrece la opción de usar un bastón de color verde que “queremos que sea el símbolo internacional que identifique a las personas que tienen baja visión. Que cuando alguien vea una personas con un bastón entienda que necesita ser ayudada en la calle”.